“EN LOS PAPELES HEMOS ADQUIRIDOS MUCHOS DERECHOS, PERO ¿DE QUÉ FORMA SE CONTROLA QUE ESOS DERECHOS NO SEAN VULNERADOS?”
Contacto con Mary Jhonston (26M-UP), desde Canelones, 8 de marzo de 2021

 

“En lugar de que ellos nos inviten a ir al Parlamento, yo los invitaría a venir y pasar  un día trabajando al lado de una de estas mujeres, en las mismas condiciones que trabajan esas mujeres; que se saquen la investiduras, sus fueros y todas sus ventajas, y se pongan codo a codo con una mujer de estas, a trabajar un día, un jornal, solamente un jornal. Y que después vayan al Parlamento y digan todas las propuestas que quieran hacer. Pero primero que lo vivan. Porque es muy fácil hablar mirando fotitos, yendo a hacer una cata de vinos, a una bodega, que van y se toman una copita de vino y no tienen ni idea de todo el proceso que hizo esa uva para llegar a esa copa ni del sacrificio de tanta gente que recibe salarios  paupérrimos”, dijo Mary Jhonston, Chabela, militante social y política de la Ciudad ‘18 de Mayo’ de Canelones. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-03-08-mary-jhonston

María de los Ángeles: Hernán te digo que ya está "Chabela" Mary Jhonston ya está pronta para conversare con nosotros.
Chabela, bienvenida, buen día.

Mary Jhonston: Buenos días compañeros. Buen Día de la Mujer Trabajadora, de la mujer luchadora, de siempre y un gran saludo todas la compañeras que he tenido la suerte de encontrar en el camino, mujeres ejemplares en lo que es la lucha, al lado tuyo Hernán, tenés una gran compañera, que es un gran ejemplo para todos nosotros, como mujer, madre, compañera, luchadora incansable. Y en ella nos vemos representadas todas las mujeres de nuestro colectivo.

 

Hernán Salina: Está bueno que lo digas vos, porque si lo decimos nosotros nos rezonga, y no nos autoriza a desarrollar ese tipo de conceptos.

MAB: Gracias Chabela, y si será ella una referente ahí en la zona, hay que estar enel lugar, porque una cosa es acáatrás del micrófono, otra es estar en los lugares donde están las compañeras.

HS: Recordemos Chabela a la gente que estás en la zona de la Ciudad de 18 de Mayo, en la cercanías de Las Piedras y hace poco desde allá, através tuyo conocimos una realidad muy dura hoy hablando de las mujeres trabajadoras, de una mujer trabajadora de los viñedos, fumigada,es una realidad que se conoce poco también.

MJ: Si, es algo que vengo que denunciando hace muchísimo tiempo, las condiciones de trabajo de las mujeres rurales, trabajadoras zafrales, a ver, mujeres y hombres, pero las mujeres como que lo sufrimos más porque, por el hecho de ciertas condiciones que tenemos las mujeres que los sufrimos más. Por ejemplo el no tener un baño, para hacer nuestras necesidades, para nosotros es más difícil que para los hombres el solucionar ese tema no tenés un lugar donde comer, no tenés un servicio de primeros auxilios para cualquier eventualidad, esta muchacha fue fumigada y no tenía un vestuario un baño donde cambiarse la ropa sacarse la ropa mojada de sulfato para protegerse, pegarse un duchazo para sacarse el producto de la piel y no tenían no tenían, no fue llevada a un centro asistencial para que le dieran la primera asistencia, no tiene ningún tipo de atención de derecho digamos.

 

HS: ¿Qué otras realidades de trabajo viven? Si tuviéramos que hablar de las mujeres de esa zona, del entorno de Las Piedras, Chabela.

MJ: Mira, el tema de la pandemia ha desatado un montón de cosas, digamos que la pandemia esta ha sacado lo mejor de algunas personas  y lo peor de otras, pero vemos por ejemplo que la gente para sobrevivir a raíz de la falta de trabajo  y de muchos comercios que cerraron. Por diferentes razones quedaron sin trabajo, venden en las ferias, y vos vas a las ferias vecinales acá y vez gente vendiendo de todo, siempre se vio, pero ahora se ve mucho más, vendiendo principalmente ropa, ropa usada, vez cuadras y cuadras de gente vendiendo lo poco que tienen para poder ir sobreviviendo en esas ferias. Tenemos dos ferias importantes acá, una que se hace los sábados de tarde y otra que se hace los días miércoles, la de los miércoles no solo se ha extendido si no que se  ha extendido en lo larga que es y la cantidad de gente que va, es lo que se ha visto perjudicado por las obras del ferrocarril central que le ha destruido la calle no los cambian de lugar no les dan la posibilidad de cambiarse para otro lado, aparte de eso no tienen un baño donde ir y están desde las siete u ocho de la mañana hasta la una de la tarde la gente allí. A ver, ahora en verano tal vez no es demasiado, pero en invierno la gente toma mucho mate, café, bebidas calientes para mantenerse  calentitos y no tiene un baño donde ir no le han puesto, hace años que se viene reclamando que le pongan los baños químicos y te ponen la excusa de que como la feria no está regulada entonces como no pagan los puestos, que es gratuito, entonces no tienen derecho a reclamar nada, eso entre un montón de cosas. Situaciones muy difíciles, la gente que se pone a vender comida, tortas fritas empanadas milanesas al pan, en condiciones que no son las más saludables. Hace poco le había enviado a Ángeles, se le prendió fuego un casillita que habían hecho, un toldo que habían hecho para hacer tortas fritas enfrente al municipio y le estalló la garrafa al hombre y se le prendió fuego el kiosco y perdió todo, lo poco que tenía lo perdió. Mucha delincuencia el tema de que salís a la calle a hacer los mandados  y te roban el monedero te roban las bolsas con loscomestibles, personas que van a trabajar y están la parada del ómnibus y le roban las carteras y de repente lo único que tienes es la plata del boleto.
Es una situación bastante complicada la de esta zona.

 

HS: ¿Y a nivel de fuentes de trabajo entonces?

MJ: No hay.
En este momento que esta la zafra de la uva, la mayor parte de la gente, se va para  la zafra de la uva. Tomamos en cuenta que, por ejemplo, el cajón de uva te lo están pagando doce pesos si lo dejas dentro de la pila, catorce pesos si lo sacas para afuera de las pilas. Las pilas tiene unos cien metros de largo más o menos y el cajón de uva pesa entre veinticinco y treinta kilos, la mayor parte del personal que hace esa zafra de uva son mujeres y jefas de hogar, entonces ponele, hay mujeres que tienen una habilidad bárbara, ya tienen práctica de  hace muchos años, yo nunca pude agarrar práctica para cortar uva, a lo sumo te podré cortar treinta cajones. Si te pones a sacar la cuenta, treinta cajones, a catorce pesos sacándolos afuera, a catorce pesos, ¿cuántos son? cuatrocientos veinte pesos. Estás todo el día para hacer $420.
Pero si no tenés un medio de locomoción para trasladarte hacia la quinta te llevan en camionetas, en camiones, se contratan vehículos para llevar al personal, pero se les descuenta del jornal, o sea se te cobra, unos cien o ciento veinte pesos por día de pasaje. Al final vas a trabajar por $300 y estas todo día trabajando, comiendo un refuerzo de pan con mortadela y tomando unos mates al medio día. Es una locura.
Y hace años que el precio del cajón de la uva no varía demasiado, o sea, o pasan dos o tres años que pagan siempre lo mismo, cuando logras que una quinta te pague dieciséis pesos el cajón es porque en  una pila de cien metros sacarás cuatro cajones de uva, cuando la cosecha viene mala entonces si te pagan uno o dos pesos más pero si la cosecha viene buena, este año ya te digo, están pagando catorce pesos el cajón afuera.

 

HS: Frente a estas realidades, Chabela cuando vos vez por ejemplo en los medios, en días como hoy se expresa con mucha fuerza esa idea de que se muestren todas juntas las mujeres de distintos sectores, está la bancada de todos los partidos, la Vicepresidenta Beatriz Argimón invitando a hacer actividades en el Parlamento, esa idea de que une la condición de mujer como tal, por encima de cómo se vive, ¿qué pensás vos?

MJ: Y yo las invitaría, en lugar de que ellos nos inviten a ir al Parlamento, yo los invitaría a venir y pasar  un día trabajando al lado de una de esas mujeres, en las mismas condiciones que trabajan esas mujeres, que se saquen la investiduras que tienen, sus fueros y todas sus ventajas y se pongan codo a codo con una mujer de estas, a trabajar un día, un jornal, solamente un jornal y que después vayan al Parlamento y digan todas las propuestas que quieran hacer.
Pero primero que lo vivan.
Porque es muy fácil hablar mirando fotitos, yendo a hacer una cata de vinos, a una bodega, que van y se toman una copita de vino y no tienen ni idea de todo el proceso que hizo esa uva para llegar a esa copa ni del sacrificio de tanta gente que pasa con unos salarios  paupérrimos.

 

HS: Que muchas veces tiene la realidades ahí, ante ellas, muchas veces están ahí, salen de su despacho y están las limpiadoras de las empresas tercerizadas en el parlamento que siguen sin regularizarse derechos básicos como le toco a Ángeles hace algunos años denunciar en la cámara de diputados, muchas veces las vez en los medios pero permanecen con esas trabajadoras ahí entre ellas sin reconocerse sus derechos.

MJ: Exactamente, sabes que yo hace días que vengo viendo las redes sociales y todo eso, gente que dice ‘no permitamos que nos quiten los derechos adquiridos’. Si, es verdad, en los papeles y en los titulares hemos adquiridos muchos derechos, yo quiero saber de qué forma se controla que esos derechos no sean vulnerados, por ejemplo, en las empleadas domésticas. Por ejemplo, en los empleados rurales, que el empleado rural tenga su jornada de ocho horas y que no sea obligado o presionado a trabajar de sol a sol por el mismo sueldo. Yo quiero saber a cuántos peones rurales se les paga las horas extra, a cuántos empleados rurales se les da la licencia como se les tiene que dar; a cuántas empleadas domésticas se las da la licencia como corresponde y no cuando le conviene al patrón. Las empleadas domésticas, en la mayor parte de los casos, toman las licencias en cuentagotas según la conveniencia del empleador, me voy de vacaciones, voy  estar veinte días fuera de casa yo necesito que vos vengas todos los díasporque hay que darle de comer al perro y aparte para que vean movimiento en la casa para que no nos vayan a robar, eso es una de las tantas cosas que suceden.

 

HS: Con  toda esta realidad y con todo lo que ha pasado, aumenta la urgencia de ese trabajo de organización de las mujeres.

MJ: Exactamente. En los papeles está todo precioso, uno mira y las leyes que se consiguieron… Para mi es irrisoria las ley de ocho horas para los empleados rurales, para los peones rurales porque no hay forma de controlarlo ni de que se regularice ni de obligar que se cumpla eso; porque el peón rural si no trabaja como quiere el patrón lo echan, pierde el trabajo, y ante la posibilidad de perder el trabajo una persona que ha vivido toda su vida de eso aguanta, aguanta…

 

HS: Muy bien Chabela, en este recorrido por distintas realidades, distintas compañeras que van sumando su testimonio y su reflexión, queríamos tenerte a vos también. Te mandamos un abrazo nuevamente a vos, a la familia, a las compañeras de aquella zona y nos seguimos encontrando.

MJ: Bueno, un abrazo a todas la compañeras y ahora más que nunca a unirse y a luchar, que esta pandemia no nos paralice.