“SI NO SE ALCANZAN LAS FIRMAS CONTRA LA LUC VA A SER UN GOLPE PARA LA OPOSICIÓN, EL TEMA ES QUÉ PASA CON LA SITUACIÓN SOCIAL”
Contacto con el politólogo Óscar Bottinelli, 16 de marzo de 2021.

El politólogo Oscar Botinelli evaluó en ‘Mañanas de Radio’ el primer año de gobierno de Lacalle Pou. En ese sentido, admitió que la encuesta de Factum no coincide mucho con las otras porque “coincide en cuanto a la aprobación en la mayoría, no en cuanto a la desaprobación”. Al referirse a otros temas, comentó lo que ha pasado con las iniciativas contra la Ley de Urgente Consideración (LUC), que si el Frente Amplio y el Pit Cnt no llegan a las firmas “el gobierno va a salir, la Presidencia, la Torre Ejecutiva en particular, ‘el pueblo respaldó al Presidente’. Es lógico que salga porque además es un gobierno que maneja, seamos claros, con mucha eficiencia el marketing político, es el gobierno en Uruguay que ha manejado mejor, y bueno, y tiene apoyos comunicacionales relativamente importantes”, subrayó. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/oscar-botinelli_202103

Hernán Salina: Tenemos el gusto de recibir al politólogo Óscar Bottinelli de Factum. Buen día Bottinelli, gracias por estar con nosotros

Óscar Bottinelli: Bueno, buen día, un gusto hablar con ustedes

 

HS: Bueno, queremos un poco actualizar el análisis político, a un año de gobierno ya, hemos pasado algunos días de cumplirse un primer año de gobierno y teníamos pendiente evaluarlo también con usted. ¿A grandes líneas, qué es importante destacar en ese balance en medio de este contexto tan especial, Bottinelli?

OB: Bueno,  yo diría que lo primero es ver cómo ve la gente al gobierno, según la encuesta de Factum que seamos claros, no coincide mucho con las de otros. Nos coincide la aprobación del presidente con la mayoría, no la desaprobación (...) elementos metodológicos. Pero lo que da que no importa lo conceptual, que el presidente tiene una aprobación al cumplirse el año del 54%. Es un poquito menos que en diciembre y por supuesto bastante menos que a mediados de año, pero es un nivel positivo, claramente positivo, mucho mejor que el que tuvo Tabaré Vázquez al año de su segundo gobierno y debajo del que tuvo Mujica o del que tuvo Vázquez en su primer gobierno.
Pero lo que importa no es el número global sino discriminado y observamos lo siguiente, que cuando se pregunta la gestión del presidente y el gobierno en materia del combate al coronavirus, en materia sanitaria, aprueba el 57%.
Es una baja porque a mediados de año era el 83%.
Ahí nosotros vemos que se ha partidizado un poco, digamos, la gente de izquierda pasó de verlo positivo a mediados del año pasado, a tener una visión negativa este año.
Aclaremos que la encuesta se hizo justo en un momento en que ocurrían dos cosas, el aumento de la pandemia pero por otro lado el anuncio de que venían las vacunas y que uno y otro de repente podían contrarrestarse.
Lo otro que es positivo para el gobierno es la visión de la gente sobre seguridad, está igual que la aprobación global, 54%, y es el único indicador que mejoró. Es decir, a mediados de año todavía estaba por debajo del 50%, una visión entre positiva y negativa, neutra digamos, y ahora es claramente positiva. Hay una percepción de la gente que la seguridad pública mejoró.
Pero luego vemos que hay una visión claramente negativa de la gestión del presidente y del gobierno cuando se pregunta sobre la gestión en empleo, en aumento de precios, en ingreso de los hogares, es decir, sueldos pero lo que gana la gente trabajando por su cuenta, etc., y en la pobreza. Los 4 indicadores son negativos al punto que en materia de aumento precios la visión positiva es sólo del 30% y la negativa de más del 60%.
Entonces, cuando se dice que el presidente tiene tal aprobación, hay que tener cuidado, mirarlo con lupa y desagregar los datos porque no es lo mismo si la gente le están hablando de la pandemia o de una visión global donde pesa mucho la pandemia, que si le hablan de temas como empleo, como precios, como pobreza, como sueldos o ingresos.
Además, si bien la seguridad mejoró, hoy es el quinto tema en importancia y el coronavirus es el tercer tema que le importa a la gente.
Hoy el tema que más le importa a la gente es el tema del empleo y el tema del aumento de los precios. De los temas que más importan la visión es fuertemente negativa.
Este es un dato muy importante que no aparece por ahí.

 

HS: Y en cuanto a la evaluación política, más allá de estos indicadores, partiendo del resumen que hizo el presidente ante el Parlamento, y bueno, y mirando su gestión en general, Bottinelli...

OB: Bueno, el presidente usó una técnica que también utilizó el presidente anterior, el Dr. Tabaré Vázquez, que es un estilo, una especie de inventario de cosas hechas de distinta importancia, distinta magnitud, que en general no es lo que a uno le da una visión global del funcionamiento de un gobierno. Creo que en los dos casos primó la visión de que si uno dice que hizo muchas cosas (...) todo lo que yo no sabía.
El frente Amplio cuando perdió una de las primeras reacciones que tuvo, "no supimos comunicar todo lo que hicimos", cuando el tema no es cantidad de cosas sino el resumen final.
Ahora bien, yendo al tema político, el presidente ha sido muy exitoso, ¿en qué? La coalición de gobierno no ha funcionado, eso lo hemos detallado muchas veces acá, en todo caso lo vamos a afinar un poquito más, pero sí ha funcionado la coalición legislativa excepto en la ley forestal que se aprobó un proyecto de Cabildo Abierto con el voto del Frente Amplio y del PERI, y el voto contrario del Partido Nacional, Partido Colorado y Partido Independiente, que fue la única gran ruptura que tuvo la coalición.
La alta también fue cuando el Partido Nacional vota el proyecto de Vázquez del Frente Amplio sobre aeropuertos, votan los batllistas y se oponen Cabildo Abierto, Ciudadanos, Partido Independiente y el PERI. Fueron los dos únicos casos que la coalición legislativa no funcionó, el lo demás funcionó en todo, ni hablar la LUC y el presupuesto.
Es verdad, y esto es muy importante, vale aclararlo, que funcionó como coalición desde el momento en que uno ve el proyecto de Ley de Urgente Consideración enviado por el Poder Ejecutivo en abril y el que fue aprobado finalmente en julio por la Cámara de Diputados, hay cambios muy importantes y sobre todo eliminaciones.
Salió el tema internet que era lo que afectaba fuertemente la vida de Antel, y el tema combustibles quedó muy diluido, es decir, no salió la desmonopolización de los combustibles, sí en un tema de cómo fijar precios.
Es decir, los dos temas más duros de la LUC salieron por oposición tanto de Cabildo Abierto como del Partido Colorado, lo cual quiere decir que los otros, bueno, se aprobó lo que todos los partidos coincidieron.
Lo que observamos es que funciona una coalición en que hubo negociación dentro de la misma. Ahora, la coalición de gobierno claramente no funcionó. Es decir, ¿coalición a qué le llamamos? A los que se reúnen en una mesa de distintos partidos, de distintos sectores y discuten qué hacemos. Bueno, uno tendrá más peso que otro pero la resolución es el consenso de las partes. Aquí es un gobierno presidencial donde, incluso ni siquiera el Partido Nacional, el Partido Nacional está en una línea que es correcta, esto puede opinarse para un lado o para el otro, que es decir nosotros apoyamos íntegramente a nuestro presidente, lo que dice el presidente lo apoyamos y se nota además una intensión de primacía blanca en todo el gobierno, en cantidad de cargos, en la forma que se ejerce. Salvo el Ministerio de Vivienda no hay ningún Ministerio en que no haya un jerarca no sólo del Partido Nacional sino de la Torre Ejecutiva, sea el ministro, sea el subsecretario, sea el director general del Ministerio.
El único que no está es el Ministerio de Vivienda pero se le ha quitado mucha cosa a ese Ministerio ajeno a la Torre Ejecutiva.
¿Pero por qué digo que le funcionó muy bien? Bueno, porque logró esto, no se rompió la coalición, tuvo sólo esos dos episodios legislativos cuando hay un claro predominio, una hegemonía sobre los partidos asociados

 

HS: ¿Funciona con una lógica bilateral, podemos decir, que Lacalle se contacta cuando él quiere con los líderes de cada partido?

OB: Bueno, yo diría, se mantiene una lógica híper presidencial donde él toma las decisiones y tiene sí contactos bilaterales pero no es que necesariamente son negociaciones bilaterales. Uno ve que no es mucho lo que negocia.
Y vimos que el discurso del 2 de marzo tiene una cosa muy importante, previamente en forma pública y conferencia de prensa el Partido Colorado hace una serie de anuncios, de medidas a ser tomadas y Cabildo Abierto entrega un documento reservado que fue conocido el jueves ese siguiente, 2 días después del discurso del presidente, que es muy profundo lo que propone porque ya son medidas muy fuertes, rebajas de aportes, exoneraciones de recargos, baja de impuestos, revisión del IRPF, eliminación de exoneraciones fiscales a los grandes capitales, y hasta ahora lo que hubo fueron anuncios de algunas medidas no muy importantes a microempresas ¿no?

 

HS: Sí

OB: Es decir, en el discurso pareció que contemplaba más a los socios tanto que hubo tuits del Partido Colorado diciendo contempló lo nuestro pero luego o por lo menos hasta ahora no se han ejecutado las medidas, probablemente contemple. Parecería que queda lejos de contemplar las medidas propuestas por Cabildo, el general Manini Ríos fue muy claro cuando dijo, bueno, esperamos que haya una segunda ola de medidas, dejó muy claro que había mucho que no estaba contemplado y efectivamente cuando apareció lo que había planteado Cabildo Abierto, es un shock dentro del gobierno. Incluso el documento cuando se lee hay un duro ataque a la conducción económica del Frente Amplio en materia tributaria porque considera que hay mucho dinero que puede redistribuirse de la recaudación impositiva y que es producto de la reforma tributaria que, según las definiciones de ese documento, castiga al trabajo en general y más al trabajo calificado y exonera al capital y especialmente al gran capital.
Bueno, esto está marcando que hay un funcionamiento de la coalición en la medida en que el presidente sigue poniendo su impronta y no en un juego demasiado consensuado.

 

HS: Mirando hacia otros temas también que hacen a la agenda política de este tiempo, mirando hacia el Frente Amplio en particular que está ahí, cada tanto asoman de vuelta visiones del tema autocrítica que ha ido postergando, pero estamos llegando al final de la gestión de Javier Miranda como presidente del Frente Amplio. Esto de la postergación de las elecciones que se acordó, postergación del Congreso también, qué cabe esperar respecto a la conducción política del Frente como oposición

OB: Bueno, yo iría a algo más general, creo que el menor problema que tiene el Frente Amplio es el definir la Presidencia y la estructura. Porque no hay que confundir, se puede tener conducción sin que la estructura de la dirección esté funcionando demasiado bien. Y se puede tener una muy buena estructura de dirección y no haber conducción.
La conducción es cuando hay cabezas que se reúnen, que se juntan, que consensuan, que trazan diagnósticos, estrategias y se mueven a ese compás...

 

MAB: Y que los demás los reconocen además en ese papel

OB: Bueno, claro, conducción es cuando el conductor es el referente por los conducidos, y eso se hace sin ocupar cargos muchas veces ¿no?

 

MAB: Claro

OB: Ahora, lo que creo es que hay una situación bastante delicada, quizás uno podría llamar hasta de crisis de la izquierda en general. Curiosamente hoy la izquierda es cuantitativamente el doble de lo que fue a fines de los 60, 70 o principios de los 80, en ese momento traducido a votos, la izquierda que era básicamente el Frente Amplio, andaba en el 20%, 18% primero y 21% después.
Ahora la izquierda, contando el Frente Amplio, Unidad Popular, el PT, está en el orden del 40%, más o menos las cifras de octubre del 19 y de setiembre del 20 coinciden, en torno al 40%. Y sin embargo, en la capacidad de convocatoria y movilización es muchísimo menor que la que había en aquella época, 40 años atrás.
Además se observa una gran fragmentación...

 

HS: ¿Se podría decir que tampoco hay intención de convocar, no?

OB: Bueno, no, pero convocatoria no es necesariamente salir a la calle, convocatoria es trazar una estrategia donde se vea a todo el mundo más o menos, con matices importantes por supuesto, siguiendo una línea. A eso le llamo convocatoria

 

HS: Bien

OB: Y lo que se observa es que si hace 40 años, una cosa que es muy discutida y puede haber estado bien o mal y en distintos países, distintos modelos, pero claramente había un partidocentrismo en el Uruguay.
Es decir, los movimientos sociales estaban todos dirigidos por los grupos políticos de izquierda, esa era una realidad. Y cuando hay un grupo político que reclamaba la autonomía del movimiento sindical, la autonomía del movimiento social, en realidad lo que decía, que no nos vengan a imponer líneas los que tienen mayoría en el plano político porque acá vamos a imponer la línea de nuestro grupo. Esa era la realidad y uno miraba sindicato, miraba la Universidad, miraba la FEUU, miraba los movimientos sociales y decía, bueno, acá los comunistas son tantos, esto es tanto y esto es tanto. Correcto.
Bueno, hoy lo que observamos es que se está dando una ampliación de lo que hemos llamado los movimientos sociales y la sociedad civil, muy autonomizadas por lo menos del Frente Amplio, con gente que es del Frente Amplio muchas de ellas. No es que sea el divorcio del Frente Amplio por un lado y los demás por otro sino que lo vemos con el feminismo, con la diversidad, lo vemos con las ollas populares, bueno, el papel de Fucvam que está siendo muy relevante otra vez, es decir, vemos derechos humanos, en fin, hay todo un conjunto de acciones sociales o civiles que no son previamente discutidas o decididas en el plano político partidario como ocurría hace 40 o 30 años...

 

HS: ¿Por qué pasa eso?

OB: Bueno, yo creo que algo está pasando dentro de la izquierda, que evidentemente, más allá de lo electoral y de lo parlamentario, no se están dando elementos que aglutinen el conjunto a los efectos de establecer una conducción global de la izquierda incluyendo lo político partidario, lo social, lo de sociedad civil y claramente no está ocurriendo. Lo que quiere decir que hay diferencias importantes, faltan elementos de unión, faltan elementos de comunión llamémosle así, y esto está marcando que la izquierda tiene un proceso por delante que no es sólo del Frente Amplio, sí sin duda lo principal mes del Frente pero que abarca al conjunto, y que le va a costar sin duda porque los tropiezos que hay en la recolección de firmas contra la LUC, el referéndum contra la LUC, está demostrando que no existe la maquinaria, la fuerza, para decirlo en términos no muy académicos la polenta, que demostraba 20 años atrás la izquierda ¿no?

 

HS: Sí, incluso en la propia resolución de los caminos que se tomaron para los referéndums, dos y que fue con mucha negociación mediante

OB: Sí, lo que se observó además, que es un hecho que el Frente Amplio debe tomar en cuenta, es que el Frente Amplio fue un tomador de decisiones prácticamente. Es decir, esto no surge impulsado por el Frente.
Se puede decir, bueno, el referéndum contra la Ley de Caducidad o la Ley de Empresas Públicas no fue así. Correcto, pero eran dirigentes frenteamplistas los que estaban impulsando en uno y otro lado.
En cambio acá fue gente que sí son votantes frenteamplistas, algunos, otros no, algunos integraron listas del Frente Amplio y otros integraron listas que no eran del Frente Amplio, pero que actuaron con total autonomía, sin consulta ni preguntar qué opinaban los dirigentes del Frente Amplio. Que fueron impulsando el referéndum con ideas distintas, incluso el PIT-CNT también es en una segunda etapa que aparece entrando con diferencias internas también.
Es decir, fue un proceso muy trabajoso y se ha visto incluso que hay mucha trabazón, no sólo estoy hablando de la parte orgánica, de la parte militante de recoger firmas, sino incluso en el empuje global al tema

 

MAB: Bueno, venimos hablando del panorama político, por supuesto todo bajo una especie de gran nube o no sé cómo llamarle, que es el tema del coronavirus, la pandemia, todo eso que está en estos momentos, no sólo desde el punto de vista sanitario, desde todo punto de vista tensionando mucho las cosas ¿no?

OB: Lo que revela, por eso yo empecé manejando los números de las encuestas de Factum, porque traduce en números lo que mucha gente ve o sufre y es que por un lado tenemos esta nube o nubarrón, porque estamos en un momento... cuando nos confinamos todos habían 4 casos

 

MAB: Sí, es cierto

OB: Es verdad que Nueva York no daba abasto con los muertos y los enterraron en una isla, que en Italia la provincia de Bérgamo estaba desbordada y enterraba en otras provincias, es decir, el susto era generalizado, pero estamos en un momento asustados.
Pero lo que se observa es que debajo de esto hay una fenomenal tormenta que es la cantidad de gente sin empleo, es decir, la que perdió el empleo. La que perdió ingresos por seguro de paro, el otro día decíamos en una reunión donde había dirigentes sindicales que el énfasis de que se pierda un 1, un 2, un 3 por ciento del salario por los ajustes para mucha gente le suena mal, porque acá hay mucha gente que ha perdido el 100%. El que está en seguro de paro pierde el 30% o el 50%, o el 20%, el 40, en fin, hay muchas categorías, está el seguro de paro parcial donde se pierde menos pero algo se pierde, pero después está la situación que es uno de los reclamos que aparece en los socios del gobierno, tanto el Partido Colorado como Cabildo, que es que se habilite un seguro de paro al que tenía 2 empleos y pierde 1. Les pasa mucho a docentes, por ejemplo, que muchos trabajan medio turno y después tienen otro trabajo, y como el empleo docente, generalmente en ANEP, lo mantienen, no pueden ir al seguro de paro por el otro trabajo.
Después tenemos ni hablar el que trabaja por su cuenta

 

MAB: Las unipersonales

OB: Bueno, sí, unipersonal o en negro

 

MAB: Exacto. ¿Pero sabés por qué te digo unipersonales? porque ayer me sorprendió, en un momento haciendo zapping encuentro, si no me equivoco fue en Radio Montecarlo, dos conductores de un programa en la tarde hablando de este tema, el tema de las unipersonales y ellos decían que el 90% de las empresas de Uruguay son unipersonales y el que está en una unipersonal lo echan hoy del trabajo y mañana se queda sin nada.
Con otras palabras ellos decían, a los partidos que han estado en el gobierno hasta ahora incluyendo a este, les sirve decir que tienen unipersonales porque es una forma de trabajar y demás, pero el hecho de que el sistema laboral esté organizado así, se ha vuelto muy duro para los que están en las unipersonales

OB: No te había entendido, tú te referís a las personas que trabajan para una empresa y facturan como unipersonal

 

MAB: Exacto, por ejemplo periodistas

OB: Claro, esta es una situación diferente a la otra que yo hablaba que es del que trabaja lisa y llanamente por su cuenta, desde el cuidacoches en un extremo y el abogado que no tiene empleo y trabaja por su cuenta en otro, que no está en ningún estudio grande

 

MAB: Y los podemos sumar a todos

OB: Bueno, hay un sindicato de trabajadores sexuales que plantea el drama, dicen que hay 15 mil en Uruguay, ellos creo que tienen no sé si 2 o 3 mil sindicalizadas, creo que son todas mujeres, que bueno, tienen un drama sin ningún tipo de asistencia ¿no?

 

MAB: Sí, sí

OB: Cuidacoches, no tengo ningún estudio pero hace un tiempo empecé a hablar con cuidacoches y por ejemplo uno me decía, el tema es que yo tenía esta cuadra y ahora mire, en esa esquina hay uno que no tiene la casaca y otro en esa otra esquina y yo no los puedo echar, están buscando el peso. Por lo tanto de lo que se recauda a mí me toca la tercera parte, y se recauda menos de lo que se recaudaba antes, por lo tanto yo estoy juntando poquísimo en relación a lo que juntaba antes.
Es decir, acá hay un número de gente que son varios, unos cuantos cientos de miles de personas que no explota esto en gran medida por el tema del coronavirus y que bueno, sí, el sistema uruguayo algo mitiga, y entre otros la propia sociedad para empezar como uno de los elementos relevantes las ollas populares haciendo (...) además para abastecerse. Porque todos sabemos, la historia en las ollas populares es esa que es muy fácil los primeros días o las primeras semanas, sobra comida y después cada vez más es más difícil conseguirla ¿no?
Es decir, al final el tema menor es organizar el dar el plato de comida y el problema mayor es conseguir la comida. Eso se sabe en la historia de las ollas populares, el 2002 dejó una enseñanza muy grande, y bueno, este ya está, ya llevamos como 10 u 8 meses de ollas populares, por ahí.
Ya está una experiencia, se repite la del 2002, no hay nada diferente en las dificultades que ocurren.
Bueno, este es un tema que no es noticia periodística, estamos viendo que importa mucho más el café vencido o la engrampadora que esto y que muchos economistas piensan que es lo económico que afecta lo social. Digo esto porque sino empieza, no, pero el déficit fiscal. No estamos hablando de la economía respecto al comercio, a la empresa, al trabajador, al ingreso de la gente que entre mayo y junio la cosa acá puede llegar a ser complicada. Y ahí puede haber algo político, sobre todo cuando estamos viendo un dato que es muy importante.
El mundo en 2008 - 2011, estoy hablando de las grandes crisis 2008 de todo el mundo desarrollado, 2011 de Europa, tenía una filosofía muy del liberalismo duro, que de esto se sale con grandes ajustes que es lo que llevó a la Unión Europea acogotar a Grecia. Y también España, Portugal a Irlanda, a Islandia, más fácil fue para Islandia pero a Grecia fue terrible. Y ahora vemos a la misma Angela Merkel que lideraba Europa en el 2011 hablando del, bueno, no usaba la palabra "ajuste", decían austeridad que suena muy bien. Hay que hacer austeridad, con un endeudamiento de Europa de 900.000 millones de dólares para derramar dinero.
Incluso el ministro de Finanzas de Alemania, que es un hombre muy conservador del partido aliado de Merkel que son los socialcristianos de Baviera, a él no le gusta hablar de lo social y dice, no, pero esto no es por hacer políticas sociales, esto es para relanzar la economía. Si no damos dinero a la gente, no se recompone el mercado y por lo tanto la economía no funciona. Esto es fríamente económico, las medidas que estamos tomando, estaba hablando de derramar dinero en la gente con una finalidad económica, no social.
Obviamente hay las dos cosas de todo el mundo.
Chile, Piñera pensaba exactamente igual que la Merkel hace 10 años. Y Piñera piensa exactamente igual que la nueva Merkel, Chile está haciendo un derrame de dinero impresionante. Es decir, abre un giro, uno diría de los países con cierto desarrollo que prácticamente Uruguay es el más restrictivo de todos, el más ahorrativo de todos.
El que sigue anclado, bueno, es lógico que tenga sus principios, que sean coherentes con ellos, al discurso más del mercado del ajuste del grado inversor, del déficit fiscal e incluso sigue habiendo de la Torre Ejecutiva mensajes, estos que llegan a todos los periodistas, que bueno, lo que pasa que como dejó el Frente Amplio el país, el país no se puede endeudar más. Y uno está viendo que economistas nada de izquierda están diciendo que Uruguay tiene una capacidad de endeudamiento de 4.000, 5.000 millones de dólares sin ningún problema, además de tener reservas

HS: Sí, el propio Banco Mundial y el Fondo Monetario están alentando a que los Estados gasten ¿no? Lo hemos visto

OB: Y el Banco Interamericano de Desarrollo, y la OEA, es decir, no hay organismo internacional que no estimule el gasto, pero además no es sólo teórico. El gobierno de Estados Unidos, que atención, no es sólo el giro que hubo con Biden que sin duda es un poco más moderado, más a la izquierda, más liberal en el sentido que le dan a la palabra los norteamericanos, que Trump, resulta que Trump también hizo derrame de dinero. Nosotros vemos una faceta de Trump, pero no siguió esta política de restringir el gasto. Por algo optó por...

MAB: Bueno, no sé si escuchaste pero en estos días en medios periodísticos se hablaba, en esto de aventurar qué es lo que va a anunciar hoy el gobierno después del Consejo de Ministros, fuentes del Partido Nacional habían dicho que iban a soltar la cincha. Hay que ver qué pasa hoy ¿no?

OB: Bueno, es muy importante porque realmente, si hoy... bueno, la palabra campera viene bien, si no aflojan la cincha, la cosa se le va a poner muy complicada con la pandemia. Es muy importante el informe del Observatorio Socioeconómico y Comportamental del GACH...

HS: Sí, que ahí está Juan Pablo Mir, por ejemplo

OB: El que lo dirige es Fernando Filgueira, y sí, también está Mir.
Bueno, ahí señala con todas las palabras que los confinamientos funcionan. El confinamiento funciona, voluntario estamos hablando porque si a uno le ponen una ametralladora en la nuca es otra cosa. Pero el confinamiento asumido voluntariamente, cuanto más respaldo económico tiene la persona, le es más fácil. Si la persona no tiene drama económico, no tiene problema del confinamiento, que no es sólo tener riqueza, un funcionario público tiene asegurado el trabajo y el sueldo, no corre riesgo, puede hacer el confinamiento.
Al que le corre riesgo el trabajo o el que gana el peso día a día, no lo puede hacer. ¿Entonces qué concluye el Observatorio del GACH? Que solamente con políticas del Estado que le solucionen a la gente, le mantengan un mínimo bienestar, permite que se reduzca la movilidad, que no hay combate al coronavirus si no se reduce drásticamente la movilidad, el transporte, y eso sólo se logra si la gente no tiene obligación de salir, no tiene la opción de me quedo en casa y no como o me arriesgo al coronavirus para comer. Que eso lo tiene que resolver el Estado, los términos que estoy usando son los míos, por favor, nadie le ligue al GACH esto pero esto es el concepto traducido de un informe corto, son 3 o 4 páginas científicamente hecho, Fernando Filgueiras, un sociólogo de primerísima línea, y bueno es de las cosas que supongo que el GACH ayer debe haber incorporado hacia el gobierno. Es decir, llegó el momento que el gobierno no anunció el 2 de marzo lo que ya los socios le pedían.
Ya no estamos hablando de lo que piden las organizaciones sociales, no estamos hablando de lo que pide la oposición, lo que piden los socios del gobierno estamos hablando ¿no?

 

MAB: Claro

OB: Y además una cosa que es interesante, el Partido Nacional está muy disciplinado y muy monolítico, ahora, se sabe que lo que comentan muchos diputados, muchos senadores por abajo y lo que reciben de sus propios caudillos políticos va en la misma línea que los socios de la coalición y que están reclamando por favor aflojen ¿no?

 

MAB: Sí.
Acá tenemos consultas y opiniones que nos llegan de los oyentes.
Un oyente que se llama Edinson dice, "Creo que la lectura que se puede hacer sobre la compulsa de Factum, lectura de opiniones, tiene una parte compleja por los distintos temas que trata y otra parte más simple cuando involucra política más pura como lo es para mí la cuestión LUC. En este último tópico me parece que se va a producir un alineamiento político partidario en el momento de la decisión final, lo que de darse como yo creo, va a significar tanto un triunfo como una reafirmación principalmente en cuanto al liderazgo de Lacalle.
Por otro lado se da algo más previsible, cuando la realidad refleja hacia dónde apuntan tanto las prioridades como el interés político por diferentes temas de parte de la derecha hoy instalada en el gobierno. Es ahí donde resulta más evidente el reflejo y resultado de 15 años de gobierno frenteamplista en que se promovió tanto la desideologización como la desmovilización de las organizaciones sociales de base popular", y manda saludos.
Es un mensaje largo y parte de la lectura de las opiniones que ha recogido Factum sobre el tema LUC.

OB: Sí, el tema LUC es el siguiente, primero, hay una serie de temas de la LUC, el tema de las ocupaciones de lugares de trabajo tiene una visión muy negativa de la gente, hay un apoyo a que se prohíba o limitan las ocupaciones de trabajos. Es más polémica los piquetes que el país queda dividido en mitad y mitad.
El gran problema de la LUC es que no hay temas que sean fácilmente entendibles o captables por la gente, la Ley de Empresas Públicas, se van a privatizar las empresas del Estado y sobre todo se va a privatizar Antel, es decir, quedó muy reflejado. Ni hablar los últimos dos referéndums que el que hubo firmas y el gobierno anuló la ley que fue la de Antel, Ancel como se llamaba en aquel momento, y el de Ancap que se derogó la ley por el 60%.
Lo mismo la Ley de Caducidad, más allá del resultado era claro lo que se estaba discutiendo. En cambio la LUC son temas que no hay ninguno que por sí solo, por un eslogan, una frase, la gente reaccione. Son muchos temas fragmentados donde precisamente al haber salido de la LUC el tema internet, el tema Antel, el tema Ancap, combustibles, le bajó el perfil y lo demás es mucho más razonable.
Lo segundo es que cuando hay un año para juntar firmas, se perdió casi la mitad del tiempo en discutir contra qué artículos iba a ir y en llegar a los consensos políticos. Normalmente todas las otras recolecciones de firmas empezaron a los 30 días de aprobada la ley, la de Ancap, la de Antel - Ancel, la de empresas públicas, la de la Ley de Caducidad, como mucho 60 días. Y además justo cuando empieza es cuando viene, por un lado el verano y por otro lado la verdadera primera ola del coronavirus, cuando tenemos ola hoy.
Entonces, lo que ha complicado es eso. Obviamente que si no alcanzan las firmas el gobierno va a salir, la Presidencia, la Torre Ejecutiva en particular, ‘el pueblo respaldó al Presidente’. Es lógico que salga porque además es un gobierno que maneja, seamos claros, con mucha eficiencia el marketing político, es el gobierno en Uruguay que ha manejado mejor, y bueno, y tiene apoyos comunicacionales relativamente importantes.

 

MAB: Ahora, la demora en empezar a juntar las firmas y todo eso también fue por falta de acuerdo entre los que terminan juntando. ¿Eso no traspasa hasta este momento, a lo que es el desarrollo de una campaña?

OB: Me da la impresión de que sí pero no puedo evaluarlo.
Lo que pasa es lo siguiente, cuando se habló de esto, el diagnóstico que habíamos hecho diciendo, bueno, si la recolección de firmas empieza en setiembre, el día de las elecciones departamentales es un momento en que puede haber un gran envión en la recolección de firmas.
Resulta que cuando llegó la elección departamental todavía estaban por ponerse de acuerdo. Digo, fue un momento de convocatoria nacional, bueno, 2.300.000 personas todas a la vez ese día ¿no?
Yo creo que hubo problemas políticos, no creo que sean problemas organizacionales, que fueron esencialmente problemas políticos que hubo.
Lo que quería decir es que el gobierno, si no se recogen las firmas, va a descorchar champagne y prender fuegos artificiales, lo va a manejar muy bien. Va a ser un golpe para la oposición y para la izquierda en general, eso hay que tenerlo claro, por más explicaciones que se puedan dar es un golpe, pero el tema es qué pasa con la situación social en ese mismo momento.

 

MAB: Clarísimo

OB: Si la situación social está muy explosiva, la LUC pasa a segundo plano si no alcanzan las firmas.

 

MAB: Bueno, acá hay otro oyente, Fer, que dice, "No ha tocado el invitado el tema clave de la Seguridad Social y su reforma", que es otro tema que también que no le hemos preguntado.

OB: Bueno, primero, no toqué 1.500.000 temas.
Pero el tema de la Seguridad Social daría para...
Primero, vamos a aclarar, yo soy politólogo y de la Seguridad Social puedo hablar de los temas políticos que giran en torno a la discusión, pero es un tema muy técnico donde hay muchos especialistas en toda el área política y social del Uruguay y con visiones muy diferentes. Lo que creo que es un tema muy complicado, que no es fácil encontrar soluciones, que no es decir vamos a resolver tal tema de esta casa o de esto o de aquello porque es mucho más complejo y va a comprometer las generaciones futuras.
Pero recién empieza, recién se están elaborando líneas de parte de un grupo que no hay una representación política expresa donde hay sectores políticos del propio gobierno que no han tocado base en el tema, ni hablar el resto del país, ni hablar la parte social.
Es decir, yo creo que es un tema estratégico de largo plazo y siempre ocurre que los temas estratégicos se discuten en segundo plano cuando tenemos temas de primerísima urgencia que golpean, tanto en lo sanitario como en lo económico-social ¿no?

 

HS: Sí, pero Lacalle Pou ha hablado que pretende que este año se concrete, luego del trabajo de esta Comisión de Expertos, el proyecto ya para avanzar en la reforma ¿no?

OB: Bueno, él pretendía que se aprobara la Ley de Medios en el mes de noviembre del año pasado también. Es decir, es lógico que un presidente tenga sus metas, tenga sus urgencias porque las cosas se hagan, que no se demoren, pero si se busca una reforma consensuada de Seguridad Social, a mí me parece que se va a llevar más de este año

 

HS: Bien, es interesante esa visión.
Bueno, para redondear quedamos un poco a medio camino cuando entrábamos a evaluar la situación de la conducción del Frente Amplio, más allá de lo orgánico que hacías alguna valoración, hemos visto reaparecer, luego de un distanciamiento por temas de salud, al contador Danilo Astori. Se habla de la necesidad o la intensión de reconstruir lo que denominan un espacio seregnista, otros dicen social-demócrata. Por otro lado vemos las proyecciones ya planteadas del intendente de Canelones Yamandú Orsi, ya Cosse de lleno en su gestión montevideana.
Pero empezando por esta reaparición de Astori, ¿ves perspectivas a esa reconstrucción de un espacio que llaman seregnista?

OB: Bueno, a ver, por orden. Yo creo que es muy importante la recomposición de los espacios del Frente Amplio. El Frente Amplio ha tenido una fragmentación de grupos, grupitos, algunos son muy pequeños pero con un perfil ideológico muy claro. Otros, uno junta 4 o 5 grupos, los mira y es aquel juego de encuentre las diferencias ¿no?

 

HS: Sí, pidieron ingreso más de 30 recientemente

OB: Bueno, primero eso de que un grupo político que tiene un senador y un diputado pida el ingreso, es el colmo, yo diría que es para los chistes sobre la burocracia. ¿Cómo un senador pide el ingreso a la fuerza política siendo uno de los 13 senadores que hay?

 

HS: Sí, un poco estábamos acostumbrados, era una lógica de los partidos tradicionales más o menos ¿no?

OB: No, una lógica de cuando el Frente fue una federación de grupos políticos, entonces se acepta o no se acepta un grupo federado y no que se formaban adentro por generación espontánea, que hoy casi todos los que existen o una buena mayoría se formaron adentro del Frente Amplio, incluyendo al Movimiento de Participación Popular, porque venía de afuera el MLN pero el MPP se forma adentro del Frente Amplio

 

HS: Sí

OB: Entonces, el tema es, uno, es importante la recomposición del Frente, de los grupos políticos. El otro es cómo se va a conducir el Frente, y aquí quiénes lo van a conducir además. El Frente tiene una serie de líderes naturales, por más que algunos estén semi retirados, está Mujica, está Lucía Topolansky, está Danilo Astori, hay liderazgos emergentes como el de Óscar Andrade o el de Mario Bergara, vemos dos figuras que están corriendo con mucha fuerza. La intendente de Montevideo que hoy es el cargo más importante que tiene el Frente Amplio desde el punto de vista de gobierno y el intendente de Canelones, Carolina Cosse y Yamandú Orsi, que tiene un Partido Socialista que ha quedado renovado, ya más homogeneizado en una nueva línea que se tranca con la línea más de la época de Gargano.
Es decir, ahí hay elementos para una conducción, el tema es si la conducción está en condiciones de lograr diseñar una estrategia. Lo que se está viendo que está siendo, manejándose más a responder a golpes de ping pong la pelota, no de una estrategia deliberada, con algunos juegos tácticos ahora encontró el empezar a recomponer los ataques al gobierno anterior con el beneficio que la ministra de Economía le otorgaba al director de Planeamiento, con la compra de engrampadoras a 4 mil dólares, con las comidas, etc. Y ha empezado en el mismo nivel, porque las denuncias que planteaba el gobierno contra el frente eran también de ese nivel. El récord que todo el mundo menciona siempre que servían un café que estaba vencido, yo no sé si produce algo en el estómago o sencillamente no sirve para nada, yo he tomado muchas veces café vencido sin darme cuenta.
Pero lo que ha encontrado ahora es cómo replicar en la misma cancha y en el mismo tono que fue atacado por el oficialismo, por la Presidencia en particular, pero no hay una gran estrategia.
Incluso cuando la coalición se divide, es curioso, una de las veces que se divide es porque el Parido Nacional apoya al Frente Amplio y parte del resto de la coalición se pone en contra, Ciudadanos, Cabildo y Partido Independiente. Y la vez que realmente se parte con Cabildo de un lado y Partido Colorado, Partido Nacional y Partido Independiente del otro es cuando el Frente apoya un proyecto de Cabildo, de la Ley Forestal. En ningún caso fue una iniciativa del Frente logrando que se produjera ese resquebrajamiento.
Es decir, lo que no se está notando es verdadera estrategia, y eso no sólo de si son muchos grupos o poco, es de también tener capacidad de planificación estratégica ¿no?

HS: Bueno, hemos recorrido en casi una hora bastantes temas, más allá de lo que quede pendiente para seguir conversando en otro momento, politólogo Óscar Bottinelli muchas gracias por este rato como siempre

OB: No, gracias a ustedes como siempre, muy amables, saludos

HS: Hasta pronto.