“LA EDUCACIÓN REQUIERE UN CAMBIO SUSTANCIAL
EN MATERIA PRESUPUESTAL”
Profesora Romy Silva en la audición del 26 de Marzo (UP), 18 de marzo de 2021.

“Se ha tomado la medida para la Educación de suspender la obligatoriedad, medida que implica tirar el problema hacia las familias para que estas resuelvan qué hacer mientras que el gobierno se desentiende realmente del tema”, dijo la profesora Romy Silva, integrante de la Dirección Nacional del 26 de Marzo (Unidad Popular), en la audición partidaria que se emite en CX36 de lunes a viernes a las 12:15 horas. “El problema es realmente serio, la pandemia ya nos han dejado desde el año anterior un impacto y las consecuencias serán más duras todavía”, afirmó. Además, destacó que “la Educación requiere un cambio sustancial en lo que es materia presupuestal, mientras no se destine en primer lugar un presupuesto adecuado se seguirán haciendo malabares y no solucionando los problemas”. Transcribimos la opinión de la profesora Romy Silva que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-03-18-romy-silva

“En primer lugar quería hacer referencia a uno de los anuncios que ha hecho esta semana el gobierno en el contexto del pico más alto de la pandemia. Voy a referirme a algo que me toca muy de cerca que es el tema concretamente de la Educación.
Se ha tomado la medida para la Educación de suspender la obligatoriedad, medida que implica tirar el problema hacia las familias para que estas resuelvan qué hacer mientras que el gobierno se desentiende realmente del tema. Porque una cosa es establecer para todas las instituciones por igual la suspensión de clases para limitar la movilidad; lo que implica un impacto concreto donde todos por igual van a tener que acatar esa medida. Y otra es esta realidad, donde se engaña si se quiere un poco a la población, porque no ayuda a reducir la movilidad en este contexto de pico más alto de la pandemia, pero además esta medida implica incrementar la brecha entre los sectores más vulnerables y los que tienen más posibilidades. Genera confusión en las familias y le tira a éstas una gran responsabilidad, quién se va a hacer cargo de los niños y adolescentes que, amparados en esta suspensión de la obligatoriedad de la Educación, decidan no asistir a clases.
El problema es realmente serio, la pandemia ya nos han dejado desde el año anterior un impacto y las consecuencias serán más duras todavía.
Ante esta realidad nos surgen varias interrogantes. ¿Cómo se puede reducir un daño importante que se está viendo con un sistema educativo como el que tenemos? ¿Cómo se va a reducir el impacto con grupos numerosos, con problemas edilicios, con propuestas que vienen en cambios de administración, de gestión, pero sin cambio ni incremento en las designaciones presupuestales?
¿Cómo va a ser el impacto a las consecuencias que tiene la pandemia a nivel de la educación sin contar los centros educativos   con equipos multidisciplinarios que apunten y le permitan a los maestros y a los profesores dar un abordaje real a la problemática con apoyo técnico?
¿Cómo se va a hacer frente a los problemas que nos deja la pandemia con docentes mal pagos que corren de un lugar a otro?
De esta manera no se resuelve.
La Educación requiere un cambio sustancial en lo que es materia presupuestal, mientras no se destine en primer lugar un presupuesto adecuado se seguirán haciendo malabares y no solucionando los problemas. El niño y el adolescente requieren un abordaje integral con un apoyo psicopedagógico, requieren además centros adecuados que le brindan la posibilidad de desarrollarse a pleno en toda su capacidad tanto intelectual como física.
A esta realidad tenemos que sumarle las problemáticas que presenta este país con las escasas posibilidades que se cuenta para acceder a una vivienda digna, a una fuente de trabajo estable con un ingreso que le permita a la familia sostener las necesidades cotidianas. A eso le sumamos los problemas en la asistencia médica, también los problemas que se van a agravar en la seguridad social en el marco de una reforma que se viene ya estudiando.
La Educación fue en los gobiernos anteriores -y sigue siendo- la gran postergada y cada vez que nosotros escuchamos que se van a dictar tantas horas y las autoridades dicen que no se van a perder clases porque van a tener clases hasta los sábados, etc.; hay que pensar cuántas clases se pierden para todos aquellos niños y adolescentes que han quedado desvinculados, que vienen de las familias más vulnerables, que muchos no pueden tener continuidad educativa porque tienen que salir a trabajar y ese trabajo implica una changa, un trabajo precario.
¿Cuánto se pierde para estos jóvenes cuando un niño, un adolescente no puede acceder a un tratamiento clave que le permita después un buen desempeño escolar o liceal?
Esto exige pensar y hacer lo que venimos diariamente conversando que ese actuar en la construcción de una alternativa real desde la izquierda. Esto implica enfrentarse al modelo, fortalecer el trabajo militante es fundamental, llegar a la gente y empezar a pensar con otra cabeza porque sabemos que otra realidad es posible, enfrentar el modelo no es fácil pero es el inicio desde donde tenemos que empezar a movernos.

50 años de lucha inclaudicable

Nuestra organización cumple sus 50 años y aquí vemos un trabajo de medio siglo inclaudicabale y comprometido con nuestro pueblo.
En este marco venimos abordando la posibilidad de realizar el lanzamiento del 50º Aniversario con una actividad que se va a realizar el 24 de marzo que va a tener una presencialidad muy restringida, con un registro de compañeros que se va a ir pidiendo en medio de todos los impedimentos que la realidad que tenemos nos marca.
Esperamos a fin de año poder realizar un buen Acto Aniversario pero vamos a ir en este trayecto y en este contexto organizando actividades que nos permitan a nosotros mantener la vinculación e ir abordando el  lanzamiento del 50ºAniversario.

Solidaridad con Haití

Para finalizar quería hacer referencia a la situación de Haití que viene sufriendo el pueblo haitiano la represión brutal del gobierno, de Jovenel Moïse, un gobierno de facto que ha finalizado su mandato y aún se mantiene allí, un pueblo que viene resistiendo a la represión y a la realidad socio-económica que ha marcado Haití producto además del intervencionismo extranjero.
Vaya la solidaridad con el pueblo hermano haitiano y el rechazo a todo tipo de intervencionismo externo que genera aún más violencia y como hemos visto no soluciona el problema de los pueblos atentando contra el derecho de la libre determinación. Vaya entonces nuestra convicción artiguista, la solidaridad hacia los pueblo que luchan por sus derechos, luchan por su soberanía y se resisten a la injerencia imperialista.