50 ANIVERSARIO DEL 26 DE MARZO: “CON ARTIGAS Y CON EL CHE, POR LA LIBERACIÓN NACIONAL Y EL SOCIALISMO ¡VENCEREMOS!”
Intervención de Eduardo Rubio en el lanzamiento de actividades por el 50º Aniversario del 26 de Marzo, 24 de marzo de 2021

 

 

“Esta no ha sido una etapa fácil para nosotros, arrancamos con golpes duros, con derrotas electorales que nos golpearon, a nosotros, a nuestros aliados” y “ha habido una militancia que ha reflexionado, que ha trabajado y que tenemos perspectivas y propuestas para ir subsanando esas deficiencias”. Pero “hemos recibido otros golpes más duros todavía, la pérdida de compañeros, de los imprescindibles, de esos que no tienen repetición. Pero en esta realidad dura, la Organización respondió como lo marca su historia, y está de pie y está con espíritu de lucha”, dijo Eduardo Rubio, integrante de la Dirección Nacional del 26 de Marzo en el lanzamiento de las actividades por el 50º Aniversario de esta fuerza de izquierda. “Hemos visto en estas circunstancias a compañeros, a cuadros formados en esta Organización, algunos con un poco más de tiempo, otros compañeros nuevos, que no dudaron en cargar con la más dura responsabilidad sobre sus espaldas, con un ejemplar compromiso revolucionario”, subrayó en su intervención. “Y tenemos que decir con emoción que esto nos llena de orgullo, que nos da una inmensa tranquilidad y que afirma nuestro convencimiento de que hay 26 de Marzo para rato. Mal que les pese a muchos, hay 26 de Marzo para rato para aportar a la lucha revolucionaria de nuestro pueblo”, indicó Rubio. Transcribimos en forma íntegra esta intervención que puede vovler a escuchar aquí:
https://archive.org/details/transmision-26-m-32kbps-22050-hz

 

“Buenas noches, me pregunto yo qué tengo para decir después de estas excelentes intervenciones de los compañeros de la Dirección del 26 de Marzo.
Quiero saludar a toda aquella militancia que estaba convocada para hoy, a nuestros compañeros de la Unidad Popular que iban a estar hoy presentes también, al compañero Gonzalo Abella, a Gustavo López que habían comprometido todos su presencia y que anoche, en vista de la situación planteada, entendimos que lo más responsable y frente a situaciones que se nos dan con compañeros que también están afectados por esta epidemia, lo más responsable hoy era dar este espacio así de manera virtual.
Conectados seguramente con muchísimos de ustedes y juntando fuerzas para este tiempo que se viene y para ese acto que Romy anunciaba para fin de año que sin duda lo vamos a tener.
Pero siguiendo el hilo de lo que planteaba Carlos, con profundidad teórica y con fundamento ideológico, ¿en qué situación estamos hoy en el Uruguay después de las últimas elecciones con el triunfo de la coalición multicolor y la toma del gobierno por la derecha verdadera, por quienes son los dueños del poder?
Mil veces dijimos, cuando el Frente Amplio abandonó el proyecto de la izquierda desde el gobierno, que la historia marca que cuando una fuerza que nació con la izquierda, que levantó un proyecto de transformación y cuando llega al gobierno lo abandona y se pasa al campo del capital, inevitablemente vuelve la derecha.
Es lo que pasó.
Y la derecha no vino a cambiar el modelo porque el modelo vigente es el de la derecha, lo decía también Romy, el modelo neoliberal. Vino a profundizarlo, vino a un ajuste estructural que imponen las condiciones históricas en este momento. Un ajuste que esta derecha verdadera lo hace sin contradicciones y sin rubor; esto se ha visto además en otros lugares de América Latina.
Y entonces, se consolida en la realidad uruguaya un nuevo bipartidismo, como el que tuvimos antes con blancos y colorados, que con matices alternaban en el gobierno sin cuestionar el modelo.
En una nota que salió luego de la muerte del Dr. Vázquez, entrevistas que le había hecho el periodista Pereira, ya el Dr. Vázquez planteaba esta idea, que el Uruguay era un país con tradición de bipartidismo y que eso era lo que había que tener, partidos que alternaran en el gobierno obviamente sin cambiar el fondo de la cuestión y marcando matices.
Y es en esta realidad que nosotros retomamos -lo que decía Carlos- la necesidad de reconstruir la alternativa de la izquierda, antiimperialista, antioligárquica, revolucionaria y ahí vemos nosotros tal cual el papel de la Unidad Popular.
¿Qué ha pasado en este tiempo? Bueno, ha sido muy particular este último tiempo, porque la pandemia como que oscurece todo, copa los titulares de los diarios, está todo el tiempo en el informativo, pero digamos que desde el punto de vista de los intereses de las clases dominantes y del gobierno, en todo caso atrasó la aplicación de algunas medidas.
Ahora, pandemia mediante, el proyecto de la derecha avanza y avanza. Y basta retomar tres elementos que nosotros como 26 de Marzo definimos desde la llegada misma al gobierno de la coalición multicolor.
Allí estaban marcados tres ejes de acción que implicaban en el tiempo la consolidación y profundización del modelo neoliberal que ya venía de la gestión anterior. Lo que la derecha venía era, sobre esa base que le dejó instalada, o sea, no venía a construir la primera planta de celulosa, venía a consolidar el modelo forestal y celulósico. No venía a inventar una zona franca, no venía a exonerar las multinacionales, venía a profundizar esa política.
Y para eso tenía tres ejes, la LUC (Ley de Urgente Consideración), el presupuesto y el tercer eje que para nosotros es como el horcón del medio, la reforma de la Seguridad Social.
Nosotros de entrada marcamos estos tres ejes, y de entrada nos enfrentamos con él y entendimos que había que dar una batalla contra la LUC. Buscamos, conversamos y fuimos a reuniones con todos, con la mayor amplitud, y dijimos en una reunión que nos convocó el PIT-CNT, estamos de acuerdo con buscar la mayor amplitud, pero la amplitud tiene un límite y es el contenido de la pelea.
¿Y qué pasó con todo ese itinerario, con la intersocial que se convocó? Ah, que el progresismo con soberbia y con prepotencia impuso una línea con la compañía y el apoyo de sus aliados en el movimiento social y dividió, dijo, acá se terminó, es esto y más nada. Cortaron totalmente la plataforma de batalla contra la LUC y dejaron 135 artículos.
A partir de eso obviamente se nos dice, bueno, es mejor 135 artículos que nada, y está bien, nosotros firmamos contra los 135 artículos, si hay votación, vamos a votar contra estos 135 artículos, pero caramba, no era por esto que salíamos a pelear.
Y por otro lado un conjunto de organizaciones sociales, de compañeros, han encaminado una batalla contra toda la LUC, también nosotros respaldamos, firmamos contra toda la LUC.
Ahora, es una batalla dividida.
Pero que no se diga que dividieron los que quieren luchar, aquí los que dividen siempre son los que frenan la lucha.
Y bueno, ahí va ese proceso y en el marco de eso y en el medio de la pandemia llegó el Presupuesto que pasó casi inadvertido. Y era un Presupuesto fuerte, de recorte, privatizador. Nosotros la verdad que quedamos con la expectativa de poder participar de movilizaciones pero acá estaba la pandemia.
Ahora, no es por la pandemia que faltó resistencia a ese Presupuesto y a la rebaja salarial, es que lo que pasa -como decía Carlos- cuando al movimiento social, al movimiento obrero, lo hegemonizan sectores oportunistas, y después de 15 años de colaboración con los gobiernos progresistas que empujaron privatizaciones, que presentaron la esencialidad en la enseñanza, que reprimieron en el Codicen, es difícil reconstruir o recomponer una organización para la lucha.
Y pasó el Presupuesto, y ahora viene la derecha en el gobierno fue en medio de la pandemia concretando los ejes de su acción. Y ahora se pone en la mesa la reforma de la Seguridad Social y esta es una batalla que nos parece se está planteando de manera distinta y vamos a dejar para el final una reflexión y una ubicación de este tema.
Y después hay discursos sobre el tema de la pandemia, de la crisis, lo que hace la pandemia es poner sobre la mesa la crisis que ya estaba en el modelo, la exacerba, sin dudas, la profundiza. Pero la desocupación, la miseria el hambre, la gente que vive hoy por centenares en las calles, los vemos deambulando acá en el barrio, no es sólo fruto de la pandemia, es fruto de los modelos vigentes. Que sí encierra la exclusión, la injusticia, que ya venía con desocupación creciente, que ya venía con pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, la pandemia no voy a decir que sirve de excusa, ah pero multiplica, expone esto en una mayor dimensión.
Y tenemos que decir que no todos pierden con la crisis y con la pandemia, porque así como miles de trabajadores quedan en la calle, así como miles de pequeños comercios cierran en el medio de la crisis, hay algunos que se la están llevando toda. El sistema financiero no pierde, gana. Las grandes superficies no pierden, ganan. No se dejó de producir un día pasta de celulosa, las multinacionales de la celulosa ganan. Hay sectores que siguen ganando.
Y por eso queremos reflexionar, las respuestas, nos preguntaban hoy, ¿para ustedes las respuestas del gobierno son suficientes, son insuficientes? Y decimos, son insuficientes.
Pero no nos referimos a más días sin clases, son insuficientes porque, cuando vos cerrás la actividad hay gente que queda sin nada, a esa gente hay que respaldarla.
¿Y cómo se le respalda? Y bueno, con medidas de seguro de paro, con una canasta, realmente, con aportes que son mínimos.
Y del lado de la oposición parlamentaria, que no es tal, del Frente Amplio, se le reclama que es insuficiente y lo que se pide es un tema legal, que sea un poco más plata, que sea un poco más de tiempo. Y todos acuerdan en que la ayuda y el soporte a la gente hay que solventarlo con más deuda, o sea que con lo que nos van a ayudar lo vamos a estar multiplicadamente en el futuro.
Por eso decimos que hoy lo que hace el progresismo es una pose opositora, acá para enfrentar la crisis, para salir a apoyar realmente a los que están siendo castigados, hay que meterse con el capital. Acá tenemos que terminar con las exoneraciones que tienen las multinacionales, acá tenemos que reponer el impuesto al sistema financiero -como decía Romy. Acá tenemos que tocar las reservas internacionales que son intocables porque el Fondo Monetario no nos deja. ¿Y quién produjo esas reservas sino fueron los trabajadores?
No queremos más deuda, queremos meterle mano al capital, a los que se están enriqueciendo con la crisis.
¿Ahora, quién plantea esto si no lo plantea una fuerza de izquierda? Nosotros entendemos que es imprescindible volcar todos nuestros esfuerzos en la reconstrucción de la alternativa de izquierda que se expresa hoy, ya en forma real, puede ser embrionaria, hay que ampliar, hay que sumar, hay que sumar fuerzas antiimperialistas, revolucionarias, pero ese camino lo viene recorriendo la Unidad Popular.
En este mes de abril, si no me equivoco vamos a estar cumpliendo como 16 años o alguno más. No somos una creación de laboratorio, somos ya una fuerza que tiene raíces en la lucha popular, como se decía también del 26 de Marzo.
En esta etapa y en estas circunstancias qué tareas nos tocan como Organización.
Esta no ha sido una etapa fácil para nosotros, arrancamos con golpes duros, con derrotas electorales que nos golpearon, a nosotros, a nuestros aliados. Hemos analizado en profundidad por qué se dieron esas circunstancias, tanto en términos de lo que pasa en la realidad externa de nosotros como en las carencias y deficiencias que tuvimos y que tenemos y que estamos peleando para resolverlas.
Y ha habido una militancia que ha reflexionado, que ha trabajado y que tenemos perspectivas y propuestas para ir subsanando esas deficiencias.
Hemos recibido otros golpes más duros todavía, la pérdida de compañeros, de los imprescindibles, de esos que no tienen repetición.
Pero en esta realidad dura, la Organización respondió como lo marca su historia, y está de pie y está con espíritu de lucha.
Hemos visto en estas circunstancias a compañeros, a cuadros formados en esta Organización, algunos con un poco más de tiempo, otros compañeros nuevos que no dudaron en cargar con la más dura responsabilidad sobre sus espaldas, con un ejemplar compromiso revolucionario. Compañeros que han asumido y que están en nuestro equipo de finanzas, la tarea más ingrata poniéndole el pecho a las balas, garantizando lo que se precisa para el trabajo de la Organización, en la propaganda, en los medios de difusión, esas voces del pueblo que no han callado un solo día. En nuestro diario o semanario que ahora se transforma en diario digital en el correr de este año como otra herramienta más de lucha de nuestro pueblo. En el trabajo territorial, en los frentes sociales, en el frente de lucha ambiental, en cada uno de esos lugares hay compañeros que han asumido una responsabilidad mayúscula, garantizando la vida de la Organización.
Y tenemos que decir con emoción que esto nos llena de orgullo, que nos da una inmensa tranquilidad y que afirma nuestro convencimiento de que hay 26 de Marzo para rato. Mal que les sea a muchos, hay 26 de Marzo para rato para aportar a la lucha revolucionaria de nuestro pueblo.
¿Cuál es la tarea que nosotros le pedimos a los compañeros, planteamos como principal? Compañeros, hoy hay que fortalecer la Organización, hay que construir la Organización.
Hay que construir organización en cada barrio, en cada pueblo, hay que construir en cada centro de trabajo cuando recuperemos los centros de estudio, en la lucha social, en la lucha ambiental, hay que construir organización. Sin organización no hay lucha. Y nosotros decimos, en medio de esta pandemia, cuidémonos pero no nos sentemos, cuidémonos pero no nos desorganicemos.
Fíjense en el poder, ¿se desorganiza? ¿No funciona? ¡Por favor! Ayer 5 horas de Consejo de Ministros, discutiendo, tomando decisiones, resolviendo temas. Las cámaras empresariales siguen funcionando.
¿Hay alguna comisaría cerrada? No, el poder sigue funcionando, tenemos que funcionar nosotros, como se está haciendo, en el alero de alguna casa, al aire libre, 3 o 4 compañeros, en una plaza, pero mantener la Organización, multiplicar la Organización es la tarea central de este momento. Sin organización no hay lucha, y con las redes sociales, con todos los chirimbolos que podamos poner y sumar a la lucha, pero es esto. Cuando estamos juntos, cuando estamos conversando, cuando estamos discutiendo, cuando estamos decidiendo, cuando estamos eligiendo qué muro vamos a pintar. Como decía Romy hoy, vamos a multiplicar nuestra presencia en los muros de la calle, que griten por nuestro 50 aniversario, que griten por la lucha de nuestro pueblo, eso para nosotros es tarea fundamental.
Y a partir de esa organización vender el semanario, difundir la voz de la Radio y acercarnos en cada zona, en cada barrio a la lucha social -como decía Carlos. No ser un bicho raro, ser parte de nuestro pueblo, estar en las luchas de nuestro pueblo, para eso nació el 26 de Marzo como Organización revolucionaria.
Y en el marco de eso que uno puede decir que son nuestras tareas de fortalecimiento de nuestra Organización, ¿para qué queremos fortalecernos como Organización? ¿Para mirarnos al espejo y decir, pah, mirá qué fuertes somos? ¡No! Queremos crecer y ser fuertes para contribuir al desarrollo de la unidad de la izquierda antiimperialista, para contribuir al desarrollo y crecimiento de la Unidad Popular.
¿Para qué queremos crecer y ser fuertes? Para poder participar activamente de la lucha de nuestro pueblo.
Hoy decíamos, tal vez no haya batalla más importante en todo este período que la que demos contra la reforma neoliberal de la Seguridad Social. Ese es el eje del proyecto neoliberal en esta etapa, no es nacional, miren el mundo, en todos lados el capital va por la plata de los trabajadores, no pueden concebir que haya un lugar donde haya dinero de los trabajadores, no, lo quieren para ellos. Es la expresión más cruda de la lucha de clases, lo decía la compañera Marita Rodríguez en representación de ATSS (Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social) en una charla que se hizo en la fonoplatea, está al rojo vivo la lucha de clases, de un lado el capital, del otro lado los trabajadores, no hay término medio allí.
Y queremos reconocer especialmente el papel de los compañeros de ATSS, esa comisión de estudio de la reforma de la Seguridad Social compuesta por veteranos trabajadores de la Seguridad Social que siguen militando y que no han concedido un ápice en la defensa de un derecho fundamental de los trabajadores. Que han salido a alumbrar y a informar y a darnos elementos, a nivel nacional están recorriendo el país en medio de la pandemia, juntándose con gente, impulsando la conformación de movimientos departamentales y barriales en defensa de la Seguridad Social. Y queremos poner todas nuestras fuerzas al servicio de esta lucha y ya lo saben los compañeros.
No para apropiarnos de nada sino para ser parte de una lucha que es esencial y que marca sin duda el escenario político para adelante.
Y si es verdad que muchos quieren pegarle al proyecto neoliberal, bueno, aquí hay un lugar donde se le puede pegar y en serio, donde podemos frenar y en serio el avance de ese modelo anti popular, anti obrero, anti nacional.
Nosotros queremos ser parte de esa batalla, y repetimos lo que dijimos cuando estábamos en las reuniones previas al lanzamiento del referéndum contra la LUC, la mayor amplitud y sumar fuerzas con todos, porque sabemos que esta pelea divide aguas en todos lados, cuanto más tengamos del lado nuestro, mejor. Pero la amplitud no puede significar la rebaja del programa.
Aquí la batalla por la Seguridad Social tiene por lo menos 3 elementos esenciales, innegociables e irrenunciables, no podemos aceptar que se eleve la edad de retiro como está propuesto, está planteado y está conversado en la Comisión de Expertos. Ni un año más de lo que está planteado, sería un crimen con las generaciones nuevas que están esperando un lugar de trabajo y que naufragan en la desocupación. Sería una injusticia para trabajadores que han dejado su vida en un lugar de trabajo que no tengan derecho a un retiro.
"Ah, porque viven más", y porque viven más tienen que ser más tiempo esclavos. No aceptamos la suba de la edad de retiro ni la rebaja de la tasa de reemplazo, porque lo del déficit de la Seguridad Social es una mentira. No porque los números digan que hay déficit, hay que revisar de dónde viene y qué concepción existe, porque si es solidario e intergeneracional, lo que implica es que el que trabaja aporta para que tenga el servicio quien está retirado o quien necesite de eso.
Entonces, no a la suba de edad de retiro, no a la baja de la tasa de reemplazo y por supuesto, la eliminación de las AFAP es la única manera de garantizar que podamos triunfar en la defensa de un sistema de Seguridad Social estatal, público e intergeneracional solidario.
Sobre estas bases nosotros estamos convencidos y vamos a dar una batalla para que se dé la pelea. Y sentimos que hay una sintonía en quienes están vanguardizando y asumiendo esta batalla y convocando a los demás sectores a sumarse a la misma.
Se vienen tiempos de lucha, y sentimos que como Organización política con 50 años nos cabe una inmensa responsabilidad que queremos asumir. En las dificultades que nos toca vivir, con los golpes que se han recibido, el 26 de Marzo está de pie, con la convicción de siempre, con el compromiso de siempre.
Y no puede ser de otra manera porque en esta batalla nos empujan, nos comprometen y nos iluminan el ejemplo y la memoria de compañeros que dejaron su vida en esta lucha. Y a mártires como Íbero Gutiérrez o el "Negro" Dermit, de combatientes y de compañeros que dieron su vida por la Organización como Nicola Pastorín, combatiente en Nicaragua, como Guillermo "Pitoto" Fernández una de las armas que dio vida a esta Organización y de Ruben "El Pinta" Vera.
Con ese ejemplo no podemos y no vamos a aflojar, y con ese ejemplo, con ese impulso y con ese compromiso, podemos decir con toda convicción, con alegría y con orgullo ¡que viva el 50 aniversario el Movimiento 26 de Marzo!
¡Con Artigas y con el Che, por la liberación nacional y el socialismo, venceremos, compañeros!”.