TUBERCULOSIS: AUMENTAN LOS CASOS Y EL DIAGNÓSTICO ES AÚN MÁS TARDÍO POR NO HABER PRESENCIALIDAD
Contracto con la Doctora en Bioquímica Andrea Villarino, 25 de marzo de 2021

 
En 2020 fallecieron 110 uruguayos por tuberculosis

A nivel mundial la tuberculosis junto al Sars-Cov-2 son la primer causa de muerte por enfermedades infecciosas. “Se está viendo en Uruguay que la incidencia mayor es en gente de entre 15 y 54 años, incluso se ve tuberculosis en niños”, dijo la Doctora en Bioquímica, Andrea Villarino, quien integra un equipo de investigación de la Sección Bioquímica y Biología Celular de la Facultad de Ciencias (Udelar), junto a Mariana Margenat, Tania García, Vivian Irving y Ana María Ferreira. Precisamente con Villarino hablamos del proyecto en que trabajan -“Avanzando en las vías de señalización eucariota moduladas por la fosfatasa PtpA de Mycobacterium tuberculosis”-; del avance de la enfermedad en el país y de la necesidad de apoyar estas investigaciones que vienen desarrollándose para tratar de controlar las nuevas cepas de tuberculosis. Destacó que la tuberculosis se cura detectándola a tiempo y respetando el tratamiento antibiótico; y dijo que en Uruguay en 2020 bajó la incidencia en la población general respecto al 2019, “pero no bajó porque mejoramos, bajó porque no estamos detectando. La detección bajó como un 30% porque justamente hay menos presencialidad y los médicos no detectan, no mandan a analizar esputos ni mandar a hacer placas de pulmón”, subrayó. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-03-25-bioquimica-andrea-villarino

 

María de los Ángeles Balparda: Les decíamos recién del interés que teníamos realmente por hacer esta nota, por escuchar sobre investigación y resultados de investigación que ha hecho un equipo de investigadoras de la sección bioquímica y biología celular de la Facultad de Ciencias, sobre un tema que aparece como que hubiera sido vencido hace muchos años y está muy lejos de la realidad que es el tema de la tuberculosis.
Por eso nos da mucho gusto recibir a Andrea Villarino que es bióloga, bueno, ella nos va a decir bien su formación por dónde va pero que han trabajado en conjunto con otras investigadoras y han avanzado en este tema. Buen día y bienvenida.

Andrea Villarino: Buen día. ¿Cómo están?

 

MAB: Muy bien.
Asombrados con los datos, con lo que uno puede leer de lo que ustedes han investigado, pero primero contanos cómo surge esta investigación, Andrea

AV: Bueno, mirá, yo me formé en la Facultad de Cienciasy tuve la oportunidad de ir a Francia al Instituto Pasteur, donde estuve 7 años y medio. Después retorné a Uruguay pasando un poco por Brasil primero hasta llegar al Instituto Pasteur de Montevideo y finalmente a la Facultad de Ciencias en el 2010, donde comenzamos esta línea de investigación que ya había un poco iniciado en Francia pero justamente trabajando sobre otros factores importantes de esta bacteria que produce la tuberculosis. Que como bien decís, es una enfermedad que la gente piensa que es como que ya no existe más y es un poco por eso también que, si bien nuestro proyecto es muy básico en el sentido que estudiamos mecanismos y estamos como más lejos de lo que es la clínica que es justamente, la Comisión Honoraria de Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes es la que realmente lleva todo lo que es el diagnóstico de la tuberculosis.
Nosotros en el proyecto tenemos como la obligación de divulgar a la comunidad un poco la situación de la realidad de la tuberculosis justamente para tratar de llegar a la gente y mostrarle que es una enfermedad que sigue siendo vigente.
Justamente ahora el Covid superó a la tuberculosis pero hasta este año venía siendo la enfermedad infecciosa que producía más muertes en el mundo. En el 2019 causó 1.400.000 muertes en el mundo.
Y en Uruguay justamente lo que está sucediendo es que en vez de bajar la incidencia cada 100 mil habitantes, que ahora uno está muy acostumbrado a escuchar valores de incidencia, estos valores están aumentando. Y eso es lo que preocupa, y sobre todo están aumentando también porque justamente con esto de la presencia del Covid no hay presencialidad, entonces el diagnóstico es aún más tardío de lo que era antes y es una enfermedad que se desarrolla lentamente. Entonces la tasa de transmisión a nivel de los núcleos familiares o de los privados de libertad o de la gente que está inmunodeprimida es mucho más alta y la incidencia ahí es mucho más importante.
Entonces nosotros en realidad en la Facultad lo que hacemos es tratar de entender cómo la bacteria sobrevive dentro de las células humanas. Y eso puede ser relevante justamente para encontrar nuevos blancos a los cuales podamos atacar para que esta bacteria no logre sobrevivir dentro de nuestras células y justamente sortear lo que son las barreras nuestras para protegernos de los patógenos.

 

MAB: Exactamente.
Yo me acuerdo históricamente cuando a esta enfermedad se la veía con mucho respeto, hablo de muchos años atrás, se hablaba de las condiciones sociales que favorecen, vos decías las cárceles. ¿Es así esto, se mantiene esa definición?

AV: En realidad todos podemos enfermarnos de tuberculosis, sobre todo porque ahora viste que la salud general de la población ha decaído, no hay gente que no tenga o problemas de diabetes o problemas cardiovasculares, como que hay un combo importante de afecciones secundarias que van más allá del estado social, del socio-económico de los habitantes.
Igual, obviamente, la población más vulnerable es la gente que va a estar más afectada por las crisis económicas y donde hay más hacinamiento y menos control médico. Porque justamente esta enfermedad muchas veces llega a los médicos cuando está muy avanzada, cuando ya el pulmón, en una placa vos ves que la bacteria ya está colonizando, pero lo ideal sería poder diagnosticarla a tiempo y sobre todo saber cuál es la población. Sabemos que la población de riesgo es la gente inmunodeprimida, gente en situación de calle, privados de libertad, bueno, ahí mejorar lo que es el diagnóstico, descentralizar el diagnóstico, y creo que con la experiencia de Covid hay que aprender las capacidades científicas las tenemos en Uruguay, yo creo que se puede tratar de mejorar porque vamos a tener como un coletazo pos Covid que se evalúa que vamos a ir hacia atrás como 50 años en lo que fue el avance contra la tuberculosis y eso es grave.

 

MAB: Es muy grave sí.
Los números son muy importantes, por ejemplo ustedes dicen que en el 2019, 1.400.000 personas murieron por tuberculosis y que se estima que una cuarta parte de la población mundial es portadora del bacilo

AV: Exacto, porque lo que tiene esta bacteria, que por eso es fascinante estudiar los mecanismos que genera dentro de nuestras células la bacteria, es que ella logra persistir adentro de nuestras células. Entonces vos podés estar portando la bacteria pero no desarrollar nunca en tu vida de repente la enfermedad. O sea, justamente un porcentaje bajo, 10% o 15% desarrolla la enfermedad, pero la potencialidad de desarrollarla está ahí. ¿Porque cuándo la desarrollás? Cuando estás inmunodeprimido, cuando hay co-infecciones con HIV o incluso con Covid, no hay muchos estudios pero seguramente vamos a tener resultados pronto de ver como la co-infección de tuberculosis y Covid qué nivel de incidencia hay. Si hay como una correlación.
Pero en realidad sí, se estima que una de cada 4 personas ya porta la bacteria dentro de sí.
Que es una bacteria que ha cambiado con el tiempo, no es la misma, antes uno recuerda que la tuberculosis para curarla se llevaba a la gente a las montañas, a los lugares donde había buena ventilación y con una buena alimentación y tranquilidad se curaba.
Pero la bacteria cambió y la bacteria se ha adaptado. Hay bacterias que son resistentes básicamente a todos los antibióticos que existen para combatirla. Por suerte en Uruguay no tenemos todavía bacterias circulando que sean multi resistentes a todos los antibióticos que existen para combatirlas, pero en Brasil sí existen. O sea que estamos protegidos por una barrera que es medio… digamos, que a veces funciona y hay veces que no.
Lo bueno que hay que saber es que hay un tratamiento, o sea, si vos tomás los antibióticos la tuberculosis la curás, podés combatirla.
El problema es que son 4 antibióticos y el tratamiento es largo, más o menos va entre 4 a 6 meses. ¿Y entonces qué pasa? Muchos abandonan. Entonces el seguimiento del tratamiento y lograr que la gente no abandone también es algo que involucra a muchos sectores de la salud para asegurar que en todos los Centros de Salud haya como un seguimiento de los pacientes con tuberculosis, de lograr el seguimiento y no abandonen. Yo qué sé, hay países que dan incentivos a las familias, habría que hablar con la Comisión bien cómo es que se hace en Uruguay, no tengo yo los detalles, para lograr que esa gente no la pierda.
¿Cómo hacés con la gente en situación de calle? Te llega a un hospital con tuberculosis, de repente se te va porque es gente que no le gusta estar ahí, va de nuevo a la calle ¿y cómo controlás? ¿Cómo hacés el seguimiento de esas personas? Y ahí es complicado.

 

MAB: En Uruguay se había logrado abatir esto, pero en un momento no tan lejano empieza a aumentar. ¿Se sabe por qué empieza a aumentar?

AV: En realidad sobre todo porque las cepas han cambiado, porque por ejemplo –de acuerdo a la información que he leído, yo soy científica no soy médica, soy Doctora en Bioquímica- pero en realidad la vacuna que existe y que muchos de los que están escuchando se dieron, esa cepa es muy distinta a la que realmente hoy circula entre la población. Entonces, la vacuna no protege perfectamente a toda la población, depende un poco de la salud de cada uno. Y generalmente la vacuna dicen que no protege a la gente adulta, gente de más de 50 años, porque es cuando empieza a tener el sistema inmune un poco más comprometido por la edad avanzada nomas. Ahora, en realidad lo que se está viendo en Uruguay que la incidencia mayor es entre gente de 15 y 54 años,  incluso se ve tuberculosis en niños. De los casos que hubo en 2020, hubo 61 casos en niños, o sea menores de 15 años.
O sea que las cepas en realidad están encontrando, un poco porque las cepas cambiaron otro porque puede ser también que la salud de la población está un poco deteriorada y encuentran un nicho fértil donde antes no lo tenían. Y eso se está dando en Uruguay, que tiene una tasa de incidencia que está por encima del promedio de las Américas, según la Organización Mundial de la Salud, o sea que es algo que hay que atender.

 

MAB: Sin duda.
Un oyente dice: “Popularmente se creía que la tuberculosis era sólo pulmonar pero una conocida tuvo tuberculosis a los huesos, ¿es posible?”.

AV: Si, es posible. Acá justo estoy mirando datos de la Comisión, el 87% de los casos en 2020 fueron tuberculosis pulmonar, es decir que la bacteria se aloja y se desarrolla sobre todo en los pulmones. Pero el 13% fue extra pulmonar, es decir puede atacar cualquier tejido, hasta el tejido adiposo les gusta a las bacterias. O sea, les gusta estar en un ambiente muy nutritivo.
Justamente lo que nosotros estudiamos es eso, lo que estamos tratando de entender es cómo logra persistir la bacteria, sabemos que logra nutrirse de los nutrientes de nuestra célula, pero ¿cómo hace?
Lo que estamos encontrando es que la bacteria inyecta dentro de nuestra célula ciertos elementos que van a desregular nuestro funcionamiento para lograr comerse nuestros nutrientes celulares.
Y es un poco en esa pista que estamos, hemos avanzado bastante, ahora con la pandemia estamos con el proyecto un poco trancado en lo que es la parte celular, porque implica cultivo, implica cultivos, implica colaboraciones con equipos que trabajan con la cepa patógena que en Uruguay todavía no la podemos trabajar, y entonces todo eso está parado. Nuestras colaboraciones eran con Argentina y los laboratorios están cerrados.

 

MAB: ¿Y por qué es que ustedes no puede trabajar eso todavía?

AV: Y en realidad porque bueno Uruguay recién ahora tiene un laboratorio con las normas de bioseguridad como para trabajar con patógenos de este nivel, de riesgo biológico, que está en Salto; pero básicamente está orientado al trabajo con virus y con tuberculosis no tenemos laboratorio en la capital para trabajar.
Requiere todo lo que son las normas de bioseguridad pero también todos los residuos que generas y en eso Uruguay todavía tienen que avanzar un montón, de los residuos biológicos que generamos como son descartados. Entonces, sería irresponsable ponerse a trabajar con la cepa patógena a nivel de investigación sin tener un laboratorio que cumpla realmente las normas internacionales.

 

MAB: Respecto a la vacuna que decías hay otras cepas, ¿quiere decir que hay que trabajar en otra vacuna?

AV: Ya hay muchos grupos que lo están haciendo, me animo decir que más de una decena de candidatos en fases distintas de avance, obviamente uno quisiera que esto que pasó con el Covid pase también para las otras enfermedades. Creo que el mundo tiene que aprender de lo que está pasando y justamente la asociación de los Estados, las empresas privadas y laboratorios farmacéuticos, para lograr que un año o año y poco, se logren vacunas; esto tiene que suceder también para la tuberculosis porque si no vamos a salir de un problema para entrar en otro.
Ese es mi mensaje modesto, desde un ciudadano, viendo un poco la realidad. Uno ve los números y ve que tenemos que aprender de esto, tenemos que estar prontos.
Y en Uruguay hay que ayudar a que la Comisión pueda hacer su trabajo, que el diagnóstico sea molecular –que es mucho más rápido que el diagnóstico en el cual uno busca la bacteria en las muestras y hace cultivos, esta bacteria crece muy lento y se demora mucho en tener el resultado positivo- no es como el Covid que a los dos días tenés el resultado. Entonces, acá hay todavía un esfuerzo de implementar herramientas moleculares que se están haciendo, pero siempre dependemos de comprar insumos y yo creo que, bueno, el Instituto Pasteur ha colaborado mucho con la Comisión en tratar de implementar herramientas moleculares. Pero para mí, hay que trabajar en ayudar mucho más a la Comisión para que esto sea una realidad y se pueda descentralizar el control de la tuberculosis a nivel del país, que no sea sólo en Montevideo que es donde se centraliza el diagnóstico.

 

Hernán Salina: Hay un oyente, Aquiles, que nos pregunta si la gente que trabaja en la basura o reciclando la basura, puede ser un factor de riesgo de propagación de la tuberculosis.

AV: En realidad la propagación, o sea la infección, es persona a persona, o sea es cuando estás en contacto reiterado con alguien que está tosiendo y en esas partículas cuando tose, está mandándote la bacteria. Tiene que ser una exposición bastante prolongada, por eso justamente la incidencia aumenta en los lugares donde la gente está hacinada, o donde hay un enfermo de tuberculosis con la familia.
No creo que con la basura… En los frigoríficos por ejemplo, en los lugares hay también tuberculosis que no es producida por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, sino también por la Mycobacterium bovis, que es la que afecta a los bovinos, pero como es zoonótica, a veces puede pasar a los humanos. En esos casos, en frigoríficos, donde la gente está en contacto con el ganado, que cuando están muertos no hay problema, pero hay gente que trabaja con vacas por ejemplo, ahí hay un problema importante a partir de la tuberculosis bovina. Y el diagnóstico es complicado porque se hace una prueba, a nivel de una reacción en la piel, pero no se vacuna el ganado con la vacuna BCG. Entonces también la detección es complicada y puede haber pasaje a la gente que trabaja.

 

HS: ¿Habría que vacunar al ganado?

AV: El problema es que no vacunan porque si no te da interferencia con este test de diagnóstico.  Pero en realidad por ejemplo, la norma es que si vos detectas -por lo que he leído, porque yo no trabajo con Bovis, la que produce la tuberculosis en bovinos- pero sé que si vos lo detectás en un rebaño, tenés que sacrificar a todo el rebaño. Entonces ahí tendría que hablar más un veterinario, yo no sé como es el control, la declaración, etc. Pero sé que no se vacuna porque interfiere con el diagnóstico, con este test que se hace cutáneo.

 

MAB: Un oyente, Luis, dice: “La tuberculosis en las cárceles hoy en día es un gran problema, ocurre muy seguido y no se habla mucho de eso”.
¿Están al tanto de la situación?

AV: Si, la Comisión en su reporte, que quien quiera tener más información incluso dentro de poco va a haber una charla con la Directora de la Comisión Honoraria de Lucha Antituberculosa, pero hicieron un folleto muy bonito, que ahí podes ver que la incidencia actual dice que en 2019, era de 30 personas casi 100 mil habitantes tenían tuberculosis, pero en las cárceles salta a 639 la incidencia, o sea es mucho más alta; y en las casas con conviviente con tuberculosis pasa a 2.474; y con HIV 800.
Entonces, ahí es claro que es algo que hay que encarar.
Ahora vemos que el Covid en las cárceles es un problema enorme también. Y si sumamos las dos cosas tenemos un problema enorme.
Ahora, en 2020 la incidencia el año pasado era 27.4 cada 100 mil habitantes, la incidencia en la población general, pero bajó no porque mejoramos, bajó porque no estamos detectando. La detección bajó como un 30% porque justamente hay menos presencialidad y los médicos no detectan, no mandan a analizar esputos, o mandar a hacer placas de pulmón.

 

MAB: Gerardo y Alicia dicen: “Entre trabajadores de la salud están convencidos de que los enfermos de tuberculosis tienen iguales cuadros y pueden ser confundidos con otras enfermedades pulmonares, como el Sars-Cov-2”.

AV: Si, es que en realidad…
¿Uno cuándo tiene que consultar por las dudas? Cuando tiene escalofríos, fiebre, tos, fatiga, etc. El cuadro clínico es muy similar.

 

MAB: Hay otro oyente -fijate el interés que despierta esto- es Dilia que dice: “Buen día. En 2013 fui diagnosticada con micro nódulos pulmonares,  luego de un ateneo en el Hospital de Clínicas la conclusión fue que estuve en contacto con alguien, pero no desarrolló. Me hacían controles con TC y ahora el neumólogo no me controla porque siempre me daba igual”.

AV: Claro, en estos casos pasa que –lo decíamos hace un rato que 1 de cada 4 y que sólo el 10% desarrolla la enfermedad- bueno el organismos nuestro tiene una batería importante para controlar los patógenos, y lo logra. Muchas veces forma granulomas a nivel pulmonar, donde está como a raya, el sistema inmune lo tiene ahí y no se va a mover, pero bueno justamente controlarlo por las dudas que este granuloma se disuelva y la bacteria podrá llegar a otros lugares.
Por ejemplo, nosotros hicimos para la divulgación un cómic, para llegar a los niños y contra un poco el proyecto…

 

MAB: Dejame aconsejarle a la gente que lo busque porque está muy bueno.

AV: En realidad hicimos también un tríptico informativo, en colaboración con un grupo genial de investigadores jóvenes, hay dibujantes también, e hicieron una tira cómica y tiene un sitio web que se llama Bacterio Comic, que nació en el Instituto Clemente Estable y nosotros los contactamos para divulgar lo que hacemos, el proyecto nuestro, haciendo algo similar a la tira cómica, con los personajes de la tira cómica.
Así que los invito a entrar a la página web y leer las tiras cómicas que hay, porque no está sólo está ligada al proyecto que hacemos nosotros, hay varias y uno aprende un montón, es un material, un insumo, muy lindo para las escuelas. Y también sacarnos un poco el miedo a los patógenos, porque hay muchas bacterias y microorganismos que son benéficos para la salud, entonces ayuda a aprender bastante de este tema.

 

MAB: Es comicbacterias.com  la página está muy bueno por cómo funciona para aprender, te aparecen las palabras difíciles digamos, que está bien porque son los nombres adecuados; pero esta explicado de una manera que creo que se entiende mucho.
Bueno, la verdad que ha sido una gran noticia -no que aumente la tuberculosis- saber que hay un equipo trabajando en todo esto, así que vamos a nombrar a las demás investigadoras, que dicho sea de paso son todas mujeres: Andrea Villarino –que es con quien estamos hablando; Mariana Margenat, Vivian Irving, Tania García y Ana María Ferreira.  
AV: Si, y hay otros grupos también en Uruguay no somos los únicos trabajando en tuberculosis, hay también en el Pasteur, en la Facultad de Medicina, todos sobre distintos  aspectos, pero todos tratando de colaborar y salir adelante y aportar desde donde podemos.
Si bien acá estamos lejos de encontrar la solución a la enfermedad, entender los mecanismos hace avanzar muchísimo; pero me parece relevante también llegar a la gente con los datos, con los datos clínicos que son importantes porque la gente tiene que saber que es un problema que tiene cura, que se puede prevenir, pero que hay que detectarla a tiempo, que no hay que abandonar el tratamiento. Esos son un poco los mensajes que me gustaría transmitir.

 

MAB: Una oyente pregunta: “¿Es por esto que estuvieron estudiando tanto el efecto de la vacuna BCG en la contención del Sars-Cov-2, por esta relación entre ellas?

AV: En realidad no, pero se ha visto que la BCG puede generar justamente una respuesta que no es específica, que puede ayudar no sólo a las infecciones virales por Sars-Cov-2, sino también por otros patógenos. Pero es algo como colateral, no es específico para el Covid.

 

MAB: Nestor desde la ciudad de La Paz, dice: “Estuve enfermo dos veces con esta enfermedad en el ‘78 y en el 2000. No existe más la Liga de la Lucha Antituberculosa”.

AV: Si, existe, Ahora se llama  Comisión Honoraria para la Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes. Existe, pueden buscar, tiene una página web también con muchísima información; incluso la página se actualizó recientemente y es mucho más amigable. Hay pila de información para la gente, hay números de contacto, etc.
Pero bueno, él por ejemplo es un caso de recaída, ahí hay que ver bien cuánto tiempo tuvo el tratamiento. Yo no soy médica, pero se empieza con 4 antibióticos, después se sigue con 2; pero el tratamiento entero lleva como seis meses. Incluso hay veces que hay que cambiar de antibióticos porque no funcionan los de primera línea, como se dice; y hay que usar otros porque justamente estás frente a una cepa resistente a los antibióticos que estamos usando.

 

MAB: Llamó Myriam, que es veterinaria y plantea que: “A nivel de tambo se hacen las pruebas de tuberculina, no hay vacunas y si da positivo hay rifle sanitario”. Y manda saludos.

AV: Ahí está, es la prueba cutánea que es la prueba de tuberculina. La tuberculina es una proteína de la bacteria que se pone en contacto con la piel para ver justamente si tenes anticuerpos, si se había generado alguna respuesta porque si tuviste la bacteria alguna vez vas a responder; vas a generar una reacción como alérgica importante, una reacción cutánea importante.
Dependiendo un poco del grado de esta reacción uno puede decir bueno es probable que estés cursándolo ahora o es un contacto muy lejano, no se bien cómo manejan los veterinarios la lectura del test, pero es del cual hablaba.

 

MAB: La verdad que ha sido un gusto conversar contigo, todo lo que se aprende y está bueno además ponerle otra luz al tema la ciencia.
Ustedes tuvieron respaldo de ANII también para esta investigación.

AV: Si, también de CSIC, de Comisión Sectorial de Investigación Científica; hemos tenido de todos los apoyos que hemos podido presentar y sostener. Pero bueno, se necesitan más.

 

MAB: Andrea Villarino, muchísimas gracias por este tiempo y felicitaciones a vos y a todo el equipo.

AV: Muchas gracias a ustedes. Gracias.